¡Por fin!

Salidas a terreno aplican protocolo con éxito

El curso de Estratigrafía reanudó las salidas a terreno del 21 al 23 de diciembre 2020 al Cajón del Maipo, sector Lo Valdés y Valle de las Arenas.

Por primera vez desde el estallido social de octubre 2019, los cursos del Departamento de Geología retomaron las tan esperadas y necesarias salidas a terreno bajo una estricta aplicación de los Protocolos Sanitarios y restricciones gubernamentales para protegerlos a todos y todas en su trabajo.

Los cursos de otoño y primavera 2020 de Estratigrafía visitó las zonas del Cajón del Maipo, sector Lo Valdés y Valle de las Arenas para reconocer diferentes litologías e indicadores de polaridad y hacer una columna estratigráfica por grupo para después correlacionarlas. 

Valentina Flores, académica responsable del curso comenta que durante los tres días “observaron procesos y depósitos sedimentarios de origen fluvial, aluvial y coluvial además de la secuencia volcano-sedimentaria de la Formación Río Damas y la Formación Lo Valdés”.

Dejar la pantalla y volver al cerro

Los terrenos son fundamentales para la formación de geólogos y geólogas, por lo que los estudiantes valoraron el regreso de las actividades al calendario académico.  “Los terrenos son importantísimos para nuestra formación como geólogos pues nos permiten aplicar todo lo aprendido en la sala de clases, observando y analizando lo ocurrido mediante diversos procesos en la Tierra. Nos preparan para entrar al mundo laboral con mejores condiciones y enfrentar diversos desafíos. Sin los terrenos nuestra formación está incompleta, por lo que sin duda son fundamentales e indispensables”, opina Tamara Contreras, estudiante del curso de Estratigrafía.

Javiera Pérez, coincide en la importancia de estas salidas: “es en esta instancia donde se puede aprender, observar y analizar de manera correcta todo lo aprendido teóricamente. Por ejemplo, no es lo mismo ver estructuras en un terreno donde tú las tienes que buscar, identificar, medir y caracterizar , que ver una imagen en alguna transparencia, dónde estás limitada a un análisis más básico y simple.  Además de aprender a utilizar implementos, como la brújula, es fundamental en el rubro y por experiencia personal, me fue imposible aprender en la modalidad online”.

Diego Rodríguez, ayudante de terreno y alumno del Magíster en Ciencias, cuenta que después de las medidas de prevención, no fue difícil “motivar a los y las estudiantes a trekkings relativamente largos y duros compartiendo con caras que muchos sólo habían visto en videollamadas teniendo la tranquilidad de las medidas sanitarias, las ganas del equipo docente y de los estudiantes. Luego de un año de estar sentado frente a un computador, nadie se va a quejar de poder contemplar un valle en todo su esplendor desde la cima más alta de una montaña o compartir con tus compañeros a luz de las estrellas junto al río”.

Protocolos en todo momento

Una de las principales preocupaciones de la docente junto a los cinco ayudantes y 24 estudiantes que participaron en la salida a terreno, fue la aplicación en todo momento de los protocolos, adaptados a las salidas numerosas, para prevenir contagios de COVID-19.  Principalmente, la aislación de los particpantes durante cinco días antes de la realización del examen PCR al salir y después otros dos días de espera de resultados al regreso.

“Mantener la distancia fue clave, viajar sentados uno por medio, dormir en espacios amplios que permitían dejar camas vacías en medio y por supuesto en los terrenos mismos, además del uso constante de la mascarilla a pesar del calor y del alcohol gel. Además de realizarles exámenes a todos y todas antes de partir y al regreso”, explica Valentina Flores.

Para la estudiante Jacqueline Azañero, reconoce que no fue fácil tener un terreno en tiempos de pandemia: “Complica en varios ámbitos, ver si el terreno vale la pena ante un posible contagio hacia ti y quienes viven contigo, tener que esperar que nadie se ha contagiado luego de hacerse el test PCR para asistir, acotar nuestras opciones de lugares de estudio a las que el gobierno nos permita, por ejemplo, no poder salir de la Región Metropolitana por estar en fase 2”, comenta.

Diego Rodríguez, ayudante de terreno y alumno del Magíster en Ciencias, considera que la motivación estuvo a la par de la prevención en esta primera salida: “el primer y más importante desafío es asegurarles que esas ganas irán acompañadas de tranquilidad, de manera que puedan volver a sus casas sin miedo a contagiar a su círculo cercano, por lo que implementar un protocolo adecuado y eficaz fue la gran barrera a superar y se hizo con mucho éxito a través del PCR pre-terreno, dos buses, uso de mascarilla y test rápido post-terreno.

La directora del Departamento de Geología, Katja Deckart celebra el retorno a los terrenos y el comportamiento de prevención de todos los y las participantes: "Como departamento estamos felices de retomar las salidas a terreno y esperamos poder seguir realizando en todos los ramos que lo requieren, en la medida que todas y todos cumplan con los protocolos generales y específicos para estas actividades como también lo permitan las restricciones sanitarias".

Publicado el jueves 07 de enero de 2021

Compartir:
http://uchile.cl/ge172299
Copiar